i

Transferencia de derechos de plantaciones: el Coñac gana la causa

Hace poco hablamos de ello: la buena salud del Coñac había despertado la lujuria de individuos sin escrúpulos. Al readquirir los derechos de plantaciones en regiones menos prósperas, podían transferirlos a Cognaçais y aumentar así su volumen. Sin embargo, se acaba de poner fin a esta práctica.

 

El Coñac sigue en una situación favorable. En 2017, la exportación alcanzó los 3000 millones de euros en valor y los volúmenes aumentaron un 11,5 % respecto a 2016.

En cuanto a las uvas, si el año había empezado mal con unas terribles heladas en el mes de abril, el final del verano fue mejor y el volumen vendimiado solo se redujo un 12 %. La región produce también un vino del país Charentais, de Pineau des Charentes y vinos sin denominación (Vino de Francia), pero es el éxito del «sector» del licor el que atrae la codicia. La práctica de los «buitres» del Coñac había sido posible tras una modificación de la normativa de 2016.

En efecto, algunas decenas de oportunistas habían aprovechado una especie de «vacío jurídico» en la normativa europea para obtener derechos de plantación de 300 nuevas hectáreas de viñedo utilizando transferencias de derechos de plantación, es decir, adquiriendo primero viñedos en otras regiones francesas menos ricas que Cognac, para luego arrancar dichas vides y generar derechos de plantación, que transferían a Cognac. Sin ser ilegal, evidentemente se trataba de una práctica que dañaba la imagen de Cognac.

 

La respuesta jurídica

A partir de ahora, explica D. Imbert, director del UGVC, el sindicato de Viticultores de Cognac, una nueva normativa europea («Omnibus») permitirá aplicar a los licores de vino las mismas restricciones que a los vinos de DOC (o DOP):

Por un lado, la posibilidad de transferir los derechos de plantaciones (arranque, transferencia y replantación) se realizará únicamente dentro de cada «sector».

Por otra parte, para hacer frente a la demanda, la profesión aumenta la zona de producción de vino destinada al Coñac 1500 hectáreas. Estas nuevas parcelas se repartirán de forma equitativa entre las diferentes solicitudes, a fin de controlar el crecimiento y permitir evitar un desequilibrio del mercado debido a una superproducción que podría suponer una caída de los precios, con consecuencias como la desaparición de los operadores más pequeños.

 

Redactado por Alain Echalier

El 25/01/2018