i

Simon Baker: «En cuestión de vino, ¡me gusta hacer descubrimientos!»

El carismático protagonista de la serie El Mentalista es un apasionado del surf y, de hecho, ha dirigido Breath, una película sobre este deporte. Mientras tanto, existe otro elemento líquido al que Simon le gusta bastante que baje por su garganta: una buena copa de vino. Una bebida que le aporta sensaciones y emociones...  

  

He leído en algún sitio que, aparte del surf, tienes otra adicción. ¡Y bastante francesa!

¡Pues sí!  El cortado y el bocadillo de queso Brie, ¡son imprescindibles! Lo descubrí durante una estancia en Francia, en Hossegor, ¡y nada más hablar de ello se me hace la boca agua! En Estados Unidos, cuando te sirven un bocadillo, lo hacen con un pan blando y... dulce. Y en el interior, añaden muchas cosas. Mayonesa, mantequilla, pavo, lonchas de gruyère, tomates, lechuga, huevo, pepinillos... ¡El resultado se vuelve repugnante!

Durante mis muchas estancias en Francia, también aprendí a apreciar los diferentes vinos franceses. Cuando eres popular en un país como el vuestro, ¡te atienden de maravilla! Te dan lo mejor, y te sirven los mejores productos. ¡La gente cree que te convertirás en una especie de embajador de sus vinos cuando vuelvas a casa!

 

¿Y es el caso?

¡En realidad no mucho! Cuando he bebido un buen vino, no me gusta decir de qué se trata. Me mantengo bastante impreciso. No me apetece que, cuando vaya a casa de unos amigos, ¡me sirvan el mismo vino que probaron una noche en mi casa! ¡Me gusta que me den a probar algo diferente!

 

¿Cómo guardar el secreto cuando la etiqueta aparece en la botella?

¡Siempre vierto el vino en una jarra de decantación! ¡Así no surge la pregunta!

 

¿Y cuál es la experiencia gustativa más hermosa con un vino?

¡Me pasó en París! Me habían invitado para promocionar El Mentalista. Durante una cena, el sumiller llegó con un vino que tenía más o menos mi edad. ¡Nunca había visto nada igual! Cuando te sirven una añada que tiene más de cuarenta años, siempre es un momento lleno de emociones, y también de angustia, ¡ya que no estás seguro de que lo que hay en la botella haya resistido bien el paso del tiempo!

 

Entrevista redactada por Frank Rousseau

31/07/2018