Nina Dobrev: ¡la sangre del vino, también le habla!

Reconocida como una de las actrices más hermosas del mundo, esta joven actriz mitad búlgara mitad canadiense se ha hecho conocer en todo el mundo gracias a la serie Crónicas Vampíricas.

 

Nací y crecí en Bulgaria. Después, me mudé a Canadá, donde pasaba el año escolar, para después volver a Bulgaria en verano. Posteriormente mis padres se divorciaron y mi madre se volvió a casar con un hombre de Aviñón, donde se instaló. Y fue en ese momento cuando conocí Francia y la recorrí de norte a sur. No vivíamos en un castillo, y tampoco éramos ricos, salvo de experiencias. 

A lo largo de nuestros viajes en tren o en coche, aprovechábamos para ir a los lugares donde sabíamos que se comía bien. Si me fuera a Francia, ahora mismo, sin duda me lanzaría a por el queso y toneladas de croissants. ¡Algo con lo que engordaría cinco kilos en un pispás!

 

Y en cuento al vino, sé distinguir el bueno del malo, pero no soy una experta. Con el tiempo y la experiencia, estoy segura de que voy a avanzar. Y como me muevo un poco por todos lados y conozco a muchas personas, por fuerza, estoy convencida de que mis papilas poco a poco se irán familiarizando con este caldo que en ocasiones se tilda de divino, cosa que no dudo.

 

Escrito por Frank Rousseau

El 5/11/2017