i

El Grupo Campari se apropia de Bisquit

A finales del mes de diciembre, el grupo italiano Campari firmó un acuerdo para adquirir la marca de coñac Bisquit al grupo sudafricano Distell con el fin de ampliar su cartera de bebidas alcohólicas. La operación deberá finalizarse a lo largo del primer trimestre de 2018 por una suma de 52,2 millones de euros por esta rica y prestigiosa marca con cerca de 200 años de historia.

Pero, ¿qué se esconde detrás de este nombre de aperitivo italiano tan conocido? En realidad, un auténtico imperio.

Con esta adquisición, el grupo se convierte en el número seis mundial del sector de las bebidas alcohólicas de alta gama, por detrás de los gigantes británico Diageo, el francés Pernod Ricard y el americano Bacardi, con marcas insignia como Wild Rutkey (Bourbon), Skyy (Vodka), Apérol o también Grand Marnier (readquirido en 2016).

La operación representa la decimoquinta adquisición firmada por el dinámico líder del grupo, Robert Kunze-Concewitz, un austriaco de 48 años, que anteriormente formó parte de Procter & Gamble: «Gracias a la marca de coñac de altísima calidad Bisquit y a su sólida herencia, reforzamos todavía más nuestra cartera de marcas de alta gama, lo que nos permite disponer de una combinación de productos más rica», precisó en un comunicado.

 

Redactado por Sylvain Patard

El 9/01/2018