El Château de La Chaize pasa a formar parte del Grupo Maïa

250 hectáreas, de las cuales 99 son de viñedos clasificados de Brouilly, jardines de estilo francés firmados por Lenôtre y una edificación salida directamente de la imaginación de Jules Hardoin-Mansart, un dúo al que debemos el castillo de Versailles... Es difícil resistirse a los encantos de La Chaize.

Tras pertenecer durante 341 años a la familia Roussy de Sales, el castillo situado en Odenas cambió de manos a principios de verano, para pasar a formar parte del Grupo Maïa. Se estima que el importe de la transacción se sitúa entre los 15 y los 30 millones de euros, una cifra nunca antes vista en el Beaujolais.

 

A la cabeza de la empresa lionesa desde el año 2002, Christophe Gruy está determinado a modernizar el castillo de La Chaize. Desde las bodegas a la arquitectura de interior, ningún rincón de la explotación se escapará de los trabajos de rehabilitación previstos para los próximos cinco años, lo que duplicará el importe inicial de la inversión. El empresario, cuyas intenciones por un tiempo se creía que eran las de transformar el lugar en un hotel de lujo, al igual que la Villa Maïa que domina el viejo Lyon, ha negado tener previsto ningún proyecto de hostelería en aras del progreso. Al contrario, afirma su voluntad de convertirlo en una explotación vitícola ineludible, empezando por transformar el viñedo en biológico. Dirigida por su sobrino Boris Gruy, está previsto la reestructuración se prolongue unos quince años. Sin duda, son unas razones de peso para ofrecer a los caldos del Beaujolais un motor del lujo y atraer a nuevos inversores a esta región todavía muy fragmentada.

  

Escrito por Alexandra Reveillon

El 19/10/2017