i

Claire Foy: «¡El vino debe beberse con personas a las que queremos!».

Su interpretación de la reina Isabel II en la serie The Crown le ha permitido convertirse en una estrella. ¡Cabe decir que la actriz británica es sencillamente real! A la espera de una próxima «coronación» mediática y artística, esta hermosa plebeya nos habla... ¡de vino!

 

Si tuviera que levantar mi copa en honor a alguien, sería a Su Majestad la reina Isabel II. Es una reina valiente, audaz, llena de rectitud y dignidad. Los ingleses estamos muy vinculados a la monarquía. De hecho, forma parte de nuestra vida cotidiana, de nuestro paisaje. Marca el ritmo de nuestra vida y todos hemos crecido con ella. De la noche a la mañana, esta mujer joven y vulnerable se encontró en el trono. No estaba preparada para el cargo y tuvo que superar la desaparición de su padre al que tanto quería y al mismo tiempo asumir sin fracasar la carga suprema.

¡La presión tenía que ser aterradora! Además, al igual que la Reina, me siento más cómoda en el campo que en Londres. Llevar un vestido con cola, una diadema, una corona, collares y brazaletes, ¡no es para nada lo mío! Crecí en una familia formada por un montón de primos, tías, y con ramificaciones infinitas. Nací en Manchester, pero pasé la mayor parte de mi juventud en un pueblecito llamado Buckinghamshire. Los domingos, después de la misa, recuerdo celebrar almuerzos familiares que se eternizaban durante toda la tarde. Cada uno llevaba un plato y unas buenas botellas de vino. No teníamos los medios para deleitarnos con unos caldos excepcionales.

Digamos que el vino que consumíamos era honorable. De hecho, creo que lo más importante es beber un vino de calidad media con personas a las que quieres, en vez de lo contrario. ¡Es la calidad de las personas que te rodean la que hace que un vino baje mucho mejor por la garganta! (risas) ¡Y sinceramente, debe ser muy triste beberte una gran añada, solo, en tu casa, delante de la chimenea!

 

Redactado por Frank Rousseau

El 26/07/2018