i

Andy Serkis: Lo suyo es el vino «a la antigua usanza»

Su cara prácticamente le será desconocida, pero su nombre y sus papeles han traspasado las fronteras.

 

Con 53 años, gracias a su voz, sus gestos y sus capacidades miméticas, es capaz de dar vida a una multitud de personajes, como Gollum, esa criatura alienante y cavernícola del Señor de los Anillos de Peter Jackson. O King Kong, que no necesita presentación. O también el Capitán Haddock de la adaptación de Spielberg. Sin embargo, ha sido en la piel de César, el chimpancé inteligente de El planeta de los simios, cuando sin duda confirmó su increíble talento.

 

Para encarnar a César en El planeta de los simios, tuve que llevar una especie de mono muy pegado para que no se perdiera nada de mi forma de moverme. En el mono se colocaron sensores con forma de discos, que eran reconocidos por una cámara especial que plasmaba cada uno de mis gestos a un ordenador. Cuando realizaba un movimiento como actor, en el mismo momento, gracias a unas potentes calculadoras, ¡se podía ver en una pantalla a mi personaje virtual cobrar vida y evolucionar en un entorno específico! Es lo que se denomina la captura de movimiento. Una de mis virtudes es que nunca me he dejado «engullir» por la tecnología. ¡Se trata de una herramienta, y en ningún caso supone una muleta en la que apoyarme!

¡Y hago un paralelismo con la gente que elabora vino con ayuda de un ordenador! Lo leí un día en una revista. ​La​ máquina es gestionada por un programa y se encarga del proceso de vinificación de la uva​. No pongo en duda el procedimiento, pero me digo que, al perder el lado de la tradición y la expresión del terroir que la máquina no puede percibir, ¡por fuerza se banaliza y uniformiza el vino! Se lleva a una función consumista básica, basada en el rendimiento, y se acaba con el placer.

Para mí, es importante que intervenga la mano del hombre, ¡y no solo para apretar un botón! Sobre todo es vital que se den menos prisa y den tiempo al tiempo, ¡como decía alguien de ustedes! Durante cientos de años y hasta un periodo muy reciente, ¡hemos creado cosas muy hermosas en la Tierra! ¡Y vivíamos perfectamente sin códigos binarios ni algoritmos!

 

Redactado por Frank Rousseau

El 25/01/2018