Vinos extremos: el Madiran o el monstruo tánico

Rústico pero tentado por una «modernidad», su particular estilo constituye sin embargo su verdadera seducción.

 

El vino picante... de los corsarios

Si bien en la localidad de Madiran se elabora el vino desde al menos el siglo XVIII (hecho que queda demostrado en los archivos del priorato local), no servía únicamente para la misa. Y es que, con el paso del tiempo, los viticultores empezaron a comercializarlo. De este modo, la venta de vinos se inició hacia las montañas de los Pirineos, como intercambio de piedras de construcción (Madiran se encuentra al norte de Pau y Tarbes). Pero también partió hacia Bayona, para ser embarcado por los corsarios con destino a las Antillas. Desde entonces, eran necesarios vinos potentes, que se reservaran, y capaces de resistir a las largas navegaciones.

Allí, en el siglo XVII, la tannat, cepa autóctona, evolucionó hasta convertirse en la predominante (del 60 al 80 % en la actualidad). Como su propio nombre indica, las pequeñas bayas negras dan lugar a unos vinos muy coloridos, altamente tánicos y de gran acidez. Perfecto para reservarse.

 

Un estilo que defender

Sin embargo, desde entonces esta característica puede convertirse en una desventaja. En nuestra época, donde impera el placer inmediato, ¿cómo se puede explicar que después de unos años de crianza, este monstruo tánico, a veces rústico, puede convertirse en especias y frutas confitadas? ¿Que los potentes taninos, los frutos negros y la fuerte acidez no serán eternos?

Debido a este hecho, los viticultores en ocasiones se ven tentados a trabajar un poco las maduraciones. Asimismo, pueden reducir los tiempos de fermentación, todo ello para producir vinos un poco menos duros y que parecen más finos para los bebedores impacientes.

Sin embargo, descorchar un madiran de una decena de años, previamente embotellado y con un cocido de toro, sigue siendo todo un placer. Con estos vinos, es imprescindible comer para que la saliva limite la astringencia. Por tanto, recomendamos especificar bien en el momento de la compra que busca un madiran clásico. Si fue criado en barril (la crianza, de todas formas, dura como mínimo hasta el 15 de octubre del año siguiente a la vendimia), ¡perfecto! Y si procede de viñedos antiguos (el zumo es concentrado), mucho mejor. Basta con fijarse en la etiqueta el año en el que querrá degustarlo.

 

 

¿Y por qué no comprar también una botella para degustarla con más rapidez? Cuando son de calidad, los taninos muy presentes pueden ser interesantes con platos con bastante cuerpo. ¡En fin, allí están los polifenoles, cuyas virtudes antioxidantes ya están más que demostradas!

 

Escrito por Alain Echalier

El 10/11/2017

 

 

 

comments powered by Disqus

Descubra nuestros otros articulos :

Vinos extremos: Jerez, el vino ultraseco

Vinos extremos: el White Zinfandel

Gustave Lorentz, sesenta tonos de Bergheim

El Domaine Boutet-Saulnier apuesta por su Clos Dubois

Rendé Masdéu: un rincón de paraíso catalán

Château Moulin Caresse (denominaciones Montravel y Bergerac)

Explotación vitícola Modat:

Pirro Varone: Un Primitivo auténtico con una gran proyección internacional

Felix Solis Avantis, La gigante de España.

Descárguese la aplicación Gilbert & Gaillard en su telefono móvil

» En Iphone : http://urlz.fr/21mA
» En Android : http://urlz.fr/21mF

logo faceook logo twitter logo pinterest logo linkedin logo youtube

Nuestras revistas

couverture du magazine du vin G&G

Las guías de los vinos

Las guías de los vinos
application iphone vin Gilbert & Gaillard

Descárguese la aplicación Gilbert & Gaillard en su telefono móvil

» En Iphone
» En Android

Top 100 de vinos españoles

Los 100 mejores vinos españoles catados en un año.