Celler Vall Llach La conmovedora historia de “La Matilde, La Joaquina y La Catalina”

Dicen que la vida está llena de aventuras, pero las contadas por los ancianos son las que no tendremos el placer de disfrutar; pero si tenemos suerte, podremos oírlas y aprender de ellas. Es por eso que he querido contar la especial historia de un joven enólogo, quién completa su mundo con las historias de 3 ancianas que han vivido y trabajado para salvar los viñedos del pueblo de Porrera en Priorat.

 

Otoño en los viñedos de Celler Vall Llach, Porrera, Priorat

 

La historia comienza en el año 2007 cuando Albert Costa estudiaba enología en la Facultad de Tarragona (URV) y decide hablar con su padre Enric Costa y su socio Lluís Llach; fundadores de la bodega Vall Llach. Les propuso su propio proyecto dentro de la bodega, destinado a hacer pruebas con nuevos tipos de vinificaciones y recuperando variedades autóctonas de la región.

 

Ancianos viñedos de Celler Vall Llach, Porrera, Priorat

 

Después de algunos años disfrutando haciendo esos vinos, y de haber conseguido ser una las bodegas que posee un vino con la categoría “Vino de Finca” de la región de Cataluña, Albert cree que es hora que la gente supiera de esos resultados, sobre todo aquellas personas que trabajaron en su juventud en los viñedos, y que sin ellos, los viñedos en Priorat se habrían perdido.

 

Albert afirma:

 

 “Siempre he pensado que la gente mayor es muy importante y más en pueblos como Porrera, dónde ésta gente mayor ha sufrido diferentes crisis económicas pero han salido adelante con mucho esfuerzo”

 

Finalmente toma la decisión de dedicarles los vinos a estas personas y concretamente a las mujeres que trabajaron en el campo cuando el precio de la uva era ínfimo y el trabajo muy duro.



Es así como nacen La Matilde, la Joaquina y la Catalina, 3 vinos dedicados a 3 mujeres que bordean e incluso superan los 100 años de edad. Estas mujeres fueron quienes trabajaron en la viña cuando nadie apostaba por el viñedo y gracias a su trabajo ahora se puede contar con una de las mejores uvas del mundo.
 

Albert nos cuenta:

 

La Catalina nació en 1.914. Siempre que puedo por las tardes me siento a su lado, para que me cuente cosas de historia del pueblo y del campo. Se podría escribir un libro con todo lo que cuenta…Siempre me dice que yo también puedo llegar a 102 años si trabajo mucho, pero en algo que me haga muy feliz… A ella le dediqué una Garnacha fermentada y criada en ánfora”.

 

“La Catalina” junto a su botella de Garnacha

 

La Matilde es una mujer que quiero mucho, y sólo con verla sonreír yo ya soy feliz. Es en un encanto de mujer y se merece eso y mucho más… Le dediqué un vino rosado de Garnacha también fermentado en ánfora”.

 

“La Matilde junto a su vino rosado de Garnacha”

 

La Joaquina ha sido la última en llegar de las tres, y le dediqué un vino blanco echo con una variedad autóctona del Priorato, conocida como Escanyavella, Palot o Verdiell y un pequeño matiz de Garnacha Blanca. Joaquina tiene un carácter muy amable y quería que el vino también lo transmitiera”.

 

“La Joaquina” junto al enólogo Albert Costa en el Pueblo de Porrera, Priorat
 

La mayoría de las historias así pueden traer algo anecdótico, más aún cuando en este proyecto fueron sus propias protagonistas quienes decidieron gran parte del diseño de las etiquetas. Obviamente no fue nada fácil llegar a un acuerdo con todas ellas. Catalina y Joaquina eligieron las flores como la principal característica, menos Matilde, quien quería que fuera su rostro. No les fue fácil convencerla, y justo antes de la embotellación tuvieron que visitarla en su casa tanto la diseñadora Aida Castellvell como Albert. Los recibió con un camisón de dormir muy florido, le hicieron una foto y les sirvió como base para el diseño de su etiqueta.

 

Albert Costa, Enólogo y Propietario de Celler Vall Llach, mostrando “Mas de la Rosa”, viñedo del cual obtiene las uvas para elaborar su Vino de Finca.

 

Albert finaliza:

“Lo más importante y bello de este proyecto es su finalidad, aparte de ser un homenaje a estas mujeres trabajadoras, como bodega hemos logrado un acuerdo con la Municipalidad de Porrera, para que con el dinero que se genera de la venta de estos tres vinos, sea destinado al financiamiento de proyectos para la gente mayor del pueblo… Y eso es lo que me hace más feliz…”

 

Evelyn Israel

Enóloga

 

Fotografía: Gentileza de Celler Vall Llach y Evelyn Israel

 

 

 

comments powered by Disqus

Descubra nuestros otros articulos :

Vinos extremos: el Madiran o el monstruo tánico

Vinos extremos: Jerez, el vino ultraseco

Vinos extremos: el White Zinfandel

Gustave Lorentz, sesenta tonos de Bergheim

El Domaine Boutet-Saulnier apuesta por su Clos Dubois

Rendé Masdéu: un rincón de paraíso catalán

Château Moulin Caresse (denominaciones Montravel y Bergerac)

Explotación vitícola Modat:

Pirro Varone: Un Primitivo auténtico con una gran proyección internacional

Descárguese la aplicación Gilbert & Gaillard en su telefono móvil

» En Iphone : http://urlz.fr/21mA
» En Android : http://urlz.fr/21mF

logo faceook logo twitter logo pinterest logo linkedin logo youtube

Nuestras revistas

couverture du magazine du vin G&G

Las guías de los vinos

Las guías de los vinos
application iphone vin Gilbert & Gaillard

Descárguese la aplicación Gilbert & Gaillard en su telefono móvil

» En Iphone
» En Android

Top 100 de vinos españoles

Los 100 mejores vinos españoles catados en un año.